ezra 1

0 Comment

EL LIBRO DE EZRÁ

CAPÍTULO I

Y en el año primero de Kóresh, rey de Parás (Persia), para que se cumpliese la palabra del Señor por boca de Irmyahu, el Señor despertó el espíritu de Kóresh, rey de Parás (Persia), quien hizo pasar pregón por todo su reino, y también por escrito, diciendo:
2 “Así dice Kóresh, rey de Parás (Persia): Todos los reinos de la tierra me los ha dado el Señor, Dios del cielo, y Él me ha en¬cargado que Le edifique una casa en Yrushaláyim, que está en Yhudá.
3 Quienquiera que haya entre vosotros, de todo Su pueblo, sea su Dios con él y suba a Yrushaláyim, que está en Yhudá, y edifique la casa del Señor, Dios de Israe1, el cual es el Dios que está en Yrushaláyim.
4 Y a todo aquel que hubiere quedado en todos los lugares donde haya habitado, que le ayuden los hombres de su lugar con plata, y con oro, y con bienes, y con bestias, además de ofrendas voluntarias para la casa de Dios que está en Yrushaláyim.”
5 Entonces se levantaron los cabezas de las casas paternas de Yhudá y Binyamín, con los sacerdotes y los levitas, con todos aquellos cuyo espíritu había despertado Dios a subir y edificar la casa del Señor que está en Yrushaláyim.
6 Y todos los que estaban en sus alrededores les ayudaron con vasos de plata, con oro, con bienes, y con bestias, y con otras cosas preciosas; a más de todo lo que se dio como ofrendas voluntarias.
7 También el rey Kóresh sacó los vasos de la casa del Señor que Nvujadnesar había sacado de Yrushaláyim, y los había depositado en la casa de sus dioses:
8 los sacó, pues, Kóresh, rey de Parás (Persia), por mano de Mithrdath, el tesorero, y los dio por cuenta a Sheshbasar, prín¬cipe de Yhudá.
9 Y ésta es la cuenta de ellos: Treinta tazones de degüello, de oro; mil tazones de degüello, de plata; veintinueve cuchillos de degüello;
10 treinta tazas de oro; tazas de plata de segundo orden, cuatrocientas diez; y otros utensilios, mil.
11 Todos los vasos de oro y de plata fueron cinco mil cuatro¬cientos. Todos estos llevó Sheshbasar con los del cautiverio, que fueron trasladados de Bavel a Yrushaláyim.