Abraham – leal, visionario y compasivo

RECORRIDOS BÍBLICOS


Sueños, Dilemas y Decisiones del Liderazgo Judío en la Biblia

Basado en el original “Biblical Journeys”

de
Menachem Persoff

Adaptación y Traducción al Español

Shai Ben Mordechai (Rosenblum)

 

ABRAHAM
Un líder leal, visionario y compasivo

 

Perfil de un
líder
Introducción Puntos
de Reflexión
Comentarios y
Textos
Actos
nobles de Abraham
Actividad
1
Actividad
2
Actividad
3

 

 

ABRAHAM – PERFIL DE UN LÍDER

 

 

Lugar de nacimiento

 

Ur de Caldea

Su ascendencia:

Hijo de Terah, descendiente de Eber el Semita y por lo tanto llamado Hebreo.

 

Su mensaje:

 

“Ahora bien, Dios dijo a Abraham: Vete de tu país, de tu patria y de la casa de tu padre a; a la tierra que yo te mostraré; y yo haré de ti una gran nación, te bendeciré y engrandeceré tu nombre; serás una bendición. Bendeciré a quienes te bendigan y a los que te maldigan maldeciré y en ti serán benditas todas las familias de la tierra”.

GÉNESIS 12,1-3

 

Sus viajes:

 

  • De Harán en Mesopotomia con la familia de su padre; a Shjem con Sara y Lot (su sobrino).

  • A Egipto.

  • A Bet-El (donde se separó de Lot).
  • A Hebrón y el Negev.

Sus hijos:

Con Agar
– Ismael.

Con Sara
– Isaac, quien llegó a ser su heredero.

Con Keturá – Midián y otros ascendientes de las tribus de desierto.

 

Sus enseñanzas:

  • La fe en un Dios único que exige honradez y justicia en las relaciones humanas.

  •  Hospitalidad con los forasteros;

  • Defensa por la causa del desafortunado (Lot, súplicas de perdón de Sodoma Gomorra).
  • La búsqueda y el amor por la paz;

  • Lealtad indiscutida a la voluntad de Dios.
  • Fe ciega en lo Invisible.

    Abraham y Sara fueron sepultados en la Cueva de Majpelá (Cerca de la ciudad de los Patriarcas – Hebrón)

 

Inicio

INTRODUCCION

 

La Biblia describe al patriarca Abraham como el primer hebreo. Siendo un hombre joven, su padre Terah, trasladó su hogar, incluyendo a Abraham a su esposa
(Sara) y a su sobrino Lot en un viaje a la tierra de Canaán. Pero jamás llegaron a su destino. En cambio, se detuvieron a mitad de camino, en Harán y allí se establecieron.

 

Lamentablemente, la narración bíblica no hace referencias a la vida temprana de Abraham. Sin embargo, en épocas anteriores, el folklore judío intentó llenar este vacío por medio de sabios relatos que se han hecho tradicionales. Las fuentes primitivas, como el Talmud y el Midrash embellecen los relatos que
en su época se recordaban todavía sobre la infancia de Abraham enriqueciéndolos con todo el lirismo y la emocionada gratitud que un pueblo es capaz de sentir por su padre fundador.

 

Estos relatos populares cuentan como, aún en su juventud, Abraham tenia las cualidades de un hombre sabio. A los 14 años, no solo había descubierto la
vacuidad de la idolatría sino que había enseñado con éxito a los colonos de Caldea, mejores métodos para labrar la tierra.

 

Un relato tradicional reproducido por el Talmud cuenta que los Caldeos adoraban la luna y creían en la predicción astrológica y que también Abraham se dejó
arrastrar por este entusiasmo religioso. El también se dedico a contemplar las estrellas.

 

Una noche, cuando el perfil de la luna nueva apareció en el cielo de color rojo, Abraham salió a preguntar a las estrellas si los granos plantados en esa
estación darían una buena cosecha. Mientras trataba de adivinar la respuesta de los astros lo invadió la consternación: supo súbitamente que había sido engañado. Entonces Dios se reveló a Abraham por primera vez.

 

A partir de entonces, Abraham abandonó los ídolos y la idolatría de Caldea y comenzó a reverenciar sólo al Dios único.

 

En el Talmud y en el Midrash hay varios relatos destinados a ilustrar la naturaleza de los conflictos con los cuales se tuvo que enfrentar Abraham como
resultado de sus dudas respecto a la divinidad de los ídolos de su padre.

 

Siguiendo la orden de Dios, Abraham abandona Ur y se traslada hacia Canaán. Pero cuando arribó a la tierra de la promesa divina, encontró una gran hambruna. Debido a esto, le pareció prudente emigrar con su familia a Egipto, donde prosperó y adquirió una posición privilegiada de bienes y fortuna. Sin embargo, su
prosperidad no le ofreció satisfacción. Extrañaba la tierra de Canaán que Dios había prometido darle como herencia para sus descendientes.

 

En los años posteriores, Abraham y su sobrino Lot vivieron juntos. Sus rebaños se multiplicaron y ellos adquirieron mayor poder. La hostilidad entre ambos
aumentó junto con la prosperidad. La crisis surgió cuando los pastores de ambas familias comenzaron a disputar.

 

Entonces Abraham decidió separarse de su pariente y Lot optó por establecerse entre los habitantes de Sodoma.

 






SODOMA Y GOMORRA

 

 

La destrucción de Sodoma y Gomorra.

 

 

Hemos elegido el episodio de la destrucción de las ciudades de Sodoma y Gomorra (al sur del Mar Muerto) con el propósito de ilustrar algunas de las cualidades atribuidas a este líder.

 

Como bien sabemos, Sodoma era famosa por su perversidad. Una de leyenda menciona que fue el grito de una inocente niña, quien se había compadecido de un pobre hombre, que llegó hasta los portales celestiales y causó a Dios por sí mismo “descendery ver la forma innatural” (incluso para este lugar!) del castigo que la niña sufrió por su “crimen” de misericordia.

 

En la narración bíblica, Dios duda, si dar a conocer a Abraham el plan de destrucción de las ciudades. El texto nos
da algunas pistas
, indicando el sentimiento de
responsabilidad e identificación de Abraham con relación a los pobladores de ambas ciudades y sugiriendo la privilegiada posición de Abraham como una figura de confianza ante los ojos de Dios.

 

 

Sodoma y Gomorra

 

 

Aún la tenacidad de Abraham, en su discusión con Dios no disminuye la probabilidad de la destrucción. Abraham sostiene que el mérito de cincuenta habitantes honrados debería salvar a las ciudades condenadas.
También cuarenta cinco; e incluso cuarenta … La confianza de Abraham aumenta durante la discusión con Dios, pero también su sentimiento de desesperación. Finalmente propone el número de diez justos para salvar a las ciudades, el número mínimo que representa un minyan (o comunidad) en la vida Judía. La vida de menos de diez individuos dignos, (el número de familiares cercanos de Lot) carece del mérito
para salvar las otras vidas.

 

Cuando ni siquiera diez ciudadanos dignos se encuentran, Abraham y Dios terminan el diálogo.

 

 

Inicio

 

 

PUNTOS DE
REFLEXIÓN




 

 

El Dilema

 

El principal dilema de la narración es:
¿Cómo se atreve Abraham a discutir con Dios? ¿No era este un acto de soberbia? ¿El lenguaje de Abraham no le podía haber costado la vida? ¿No era la osadía
de Abraham un ejemplo negativo para las futuras generaciones
?

 

¿Podemos observar los textos y tratar de discernir con relación a las características del liderazgo que Abraham representa en los diálogos?
Lee los textos y discute los diálogos.

 

 

 

¿Dar a conocer el plan de destrucción a Abraham o no?

 

“…Y los varones se levantaron de allíy miraron hacia Sodoma; y Abraham iba con ellos acompañándolos. Y Dios dijo: ¿Encubriré yo a Abraham lo que voy a hacer?. ¿Habiendo de ser Abraham una nación grande y fuerte y habiendo de ser benditas en él todas las naciones de la tierra? Por que yo sé que mandará a sus hijos y a su casa después de sí, que guarden el camino de Dios haciendo justicia y Juicio, para que haga venir Dios sobre Abraham lo que ha hablado acerca
de él….

Génesis 18: 17-19

 

 

Argumentos con relación a la Justicia

 

“… Y continuó Dios:
El clamor de Sodoma y Gomorra ha crecido mucho y su pecado se ha agravado en extremo; voy a bajar a ver si sus obras han llegado a ser como
el clamor que ha venido hasta mí y si no, lo sabré. Y partiéndose de allí, dos de los varones se encaminaron a Sodoma. Abraham siguió en pié
delante de Dios.

 

Acercósele, pues, y le dijo:
¿Pero vas a exterminar juntamente al justo con el malvado¿? Si hubiera cincuenta justos en la ciudad, ¿exterminarías acaso, y no perdonarías al lugar por los cincuenta justos? Lejos de ti obrar así, matar al justo con el malvado y que sea el justo como el malvado, lejos eso de ti; el juez de la tierra toda ¿No va a hacer justicia?. Y le dijo Dios: Si hallare en Sodoma cincuenta justos, perdonaría por ellos a todo el lugar. Prosiguió Abraham y dijo: Mira, te ruego, ya que he comenzado a hablar a mi Señor, aunque soy polvo y ceniza: Si de los cincuenta justos faltaran cinco, ¿Destruirías por los cinco a toda la ciudad? Y contestó; No la destruiría
si hallase allí cuarenta y cinco justos. Insistió todavía Abraham y le dijo: ¿Y si se hallasen allí cuarenta?. Contestóle: También
por los cuarenta lo haría. Volvió a insistir Abraham: No te incomodes Señor, si hablo todavía. ¿Y su se hallasen allí treinta justos?. Repuso: También lo haría si se hallasen treinta. Volvió a insistir: Señor, ya que comencé: ¿Y si se hallasen allí veinte justos? Y contesto: No la destruiría por los veinte. Y dijo Abraham:
No se incomode mi Señor si aún hablo otra vez: ¿Y si se hallasen allí diez? Y le contestó: Por los diez, no la destruiría. Fuese Dios,
después de haber hablado así a Abraham y éste se volvió a su lugar”

Génesis: 18, 20-33

 

 

 

Puntos de reflexión y Discusión

 

  • ¿Cómo se atreve Abraham a discutir con Dios? ¿Es acaso la revelación de la destrucción de Sodoma y Gomorra una prueba de la fidelidad de Abraham?

  • ¿Qué podemos aprender sobre la forma en que Dios ejerce la justicia?

  • ¿Qué podemos aprender sobre el carácter del diálogo entre Abraham y Dios?

  • ¿Cuál es el concepto que Abraham tiene del castigo?

  • ¿Cuáles de los argumentos presentados por Abraham nos ilustran su perseverancia y su poder de persuasión?

  • ¿Qué podemos aprender sobre el diálogo y el liderazgo al final del episodio?
  • ¿Cuáles son los temas substanciales en este diálogo? ¿Cuáles son las lecciones que pueden ser aprendidas en términos del liderazgo?

  • ¿A qué conclusión podemos arribar respecto al carácter de las relaciones entre el líder Judío y Dios?

 

Inicio

 

 

COMENTARIOS Y
TEXTOS


 

La desolación de Abraham

 

Cuando Dios “desciende ” para indagar lo que sucede en las ciudades de Sodoma y Gomorra, el episodio se convierte definitivamente. Se produce una lección de justicia para ser transmitida a toda la humanidad: La necesidad de actuar conforme la evidencia, de manera enérgica e inmediata.

 

Abraham es inconsciente de los hechos. Al principio permanece retraído para reunir sus pensamientos, para armarse de coraje y para preparar su estrategia. Es probable que sienta la necesidad de crear aquella cercanía del “buen amigo” que abre el corazón de su interlocutor. Entonces se acerca a Dios, quizás para facilitar la absorción de lo que oirá, o seguramente para ingresar en una relación de empatía necesaria para poder enfrentar a Dios.

 

Abraham ni siquiera puede imaginarse que no exista misericordia para la ciudad y siente sobre sus hombros la enorme responsabilidad de la salvación. El puede aceptar la necesidad del castigo de la gente malvada, sin embargo no puede aceptar que inocentes deban sufrir a causa del pecado de otros.

 

Abraham siente la confusión y la duda respecto al derecho del juez universal a imponer un castigo arbitrario sin discernir entre justos y pecadores.

 

 

Las motivaciones de Abraham

 

Desde su pacto con Dios, Abraham acepta el imperativo de que las naciones del mundo se bendecirían a través de él. Es posible que sienta un sentimiento particular de misión personal de salir en defensa de los pecadores de Sodoma sobre la base del mérito de algunos pocos honrados como medio de concretar esa meta, así como también para el deber de impartir una lección ética a las futuras generaciones.

 

En un amplio artículo sobre el liderazgo Judío, Alvin Schiff destaca el doble rol que recae en la figura de Abraham. El
observa en Abraham las cualidades del profeta (humanitario) y las funciones del sacerdote ( liderazgo espiritual). Describe a Abraham como un hombre de rara convicción que lucha una enérgica batalla por la justicia y la honradez
.

 

La esencia de los argumentos de Abraham en su diálogo con Dios es el profundo sentimiento de misericordia y bondad
desinteresada, que extiende a la humanidad toda. No utiliza en ningún momento su propia posición y status y no pretende influir a través de ningún tipo de influencia:
aunque es un hombre rico e influyente
, Abraham se considere a sí mismo una mera sombra. Comparado al Omnipotente él es ” polvo y cenizas” y aún con toda su modestia e actitud
emocional su compromiso teórico e intelectual se traduce aquí en un acto práctico de especial importancia ética y moral
.

 

Esta ideología era su mejor arma. Abraham poseía el coraje de sus convicciones y se declaraba fiel a sus principios. Su entereza, generosidad y perspicacia política, afloraron en este episodio al igual como en otros ejemplos de su vida. (Por ejemplo: los esfuerzos de Abraham por salvar a Lot su sobrino; su rechazo ante cualquier ofrecimiento de recompensa por su contribución en la victoria de los cuatro reyes y el entusiasmo ilimitado con que él personalmente examinó la preparación de las provisiones para sus tres huéspedes angélicos).

 

 

 

Abraham no tuvo elección

 

Nuestros Rabinos muchas veces interpretaron la conducta de Abraham como “imitatio Dei”, la imitación de los atributos de Dios, representando los niveles más altos del espíritu. Siendo Dios un ser misericordioso, así también debería ser el comportamiento humano.
Abraham no tenia elección sino discutir con Dios y persistir en sus argumentos. No existía otra manera de ser y quizás esto explica la vacilación de Dios en dar a conocer el plan de destrucción de Sodoma y Gomorra a Abraham.

 

Una vez dado a conocer el plan, era claro que la fe en sí mismo y en Dios podía destrozarse y aún que era también posible que esto se convirtiera en una nueva prueba de fidelidad a su causa y a su creencia en Dios.

 

Abraham, un modelo sublime

 

 

De esta manera, vemos que la búsqueda de justicia de Abraham es en realidad la búsqueda de Dios.

 

Abraham, como el patriarca fundador de la Pueblo Judío, representa el más profundo y sublime modelo de la esencia de liderazgo Judío. Esta esencia es ampliamente descrita por el Profesor Reuven Kimmelman, profesor de Talmud y Midrash en la Universidad de Brandeis, quien ha ofrecido quizás una de las más intrigantes interpretaciones de la figura de Abraham

 

Kimmelman sostiene: La súplica de perdón en nombre de la gente potencialmente honrada de Sodoma – “¿deberían
sufrir los honrados por los pecados de los malvados?” – es la
confirmación del ideal profético que “los que procuran a Dios son fieles perseguidores de la justicia
.”

 

En los textos, Abraham, el progenitor del Pueblo Judío, ha sido sometido a una prueba y el se enfrenta con una noción contradictoria que puede aceptar o rechazar. El puede consentir o rebelarse.
Abraham puede permanecer fiel a la búsqueda de la justicia o puede ignorarla. Desde una perspectiva histórica, la respuesta de Abraham, en carácter de patriarca y fiel representante del ideal Judío, tendrá consecuencias trascendentales mucho más
allá de la proximidad del momento
.

 

Kimmelman expresa esta noción futurística solemnemente, cuando explica el trozo del episodio entero:

 

“¿Cómo Dios podría dotar a un individuo de grandeza sin primero probar su compromiso con la justicia?”

 

Ahora podemos comprender al profeta. Ahora somos capaces de comprender cabalmente el papel que cumple Abraham en este drama. Era esencial para Dios probar a Abraham, para ver si él, como progenitor de la nación Judía, sería digno de sostener el manto de la honradez.

 

 

La noción de Justicia

 

El requisito previo de honradez, entonces, seria que Abraham persiguiera la justicia, luchando para lograrla incluso a riesgo de perder todo.

 

El profético llamado de justicia fue escuchado por primera vez en este episodio y aquí Abraham debió actuar. El mensaje –
a pesar del nefasto resultado para las ciudades condenadas –
se repetiría a lo largo de todas las generaciones hasta nuestros días.
Aunque “Dios y Abraham volvieran a su lugar …”, “el lugar” era para siempre un sello en el corazón de cada líder Judío.
De esta manera Abraham era un profeta humanitario y a la vez un sacerdote instructivo
.

 

La profunda y duradera lección para el líder Judío, podríamos concordar con el Profesor Kimmelman, es que “el crecimiento del poder debe estar necesariamente vinculado con el compromiso hacia la justicia.”

 

Desde este punto de vista, ¿Cómo pueden los judíos ser otra cosa sino profundamente humanitarios? Es casi como
que sin este sentido de justicia fuese imposible la realización judía y ciertamente la realización del liderazgo judío.

 

 

 

Inicio

 

 

LOS ACTOS NOBLES DE ABRAHAM

 

El rescate de Lot

 

“Capturaron a Lot, sobrino de Abraham, con su hacienda y se fueron; “el habitaba en Sodoma, y fue uno de los fugitivos a decírselo a
Abraham, el Hebreo que habitaba en el encinar de Mamré el Amorreo, hermano de Escol y de Aner, que habían hecho alianza con Abraham. Y como
supo Abraham que había sido cautivo su hermano reunió los capaces de llevar armas entre sus domésticos, trescientos
dieciocho y persiguió a los aprehensores hasta Dan y dividiendo su tropa cayo sobre ellos por la noche, él y sus ciervos, y los derrotaron,
persiguiéndolos hasta Joba, que está al norte de Damasco y recobró todo el botín y a Lot, su hermano con toda su hacienda, y mujeres y pueblo”.

 

Génesis 14:12-16

 

 

La modestia de Abraham

 

Dijo el Rey de Sodoma a Abraham: Dame las personas, la hacienda tómala para ti. Pero Abraham dijo al Rey de Sodoma: Alzo mi mano a Dios, al Señor altísimo, el dueño de cielos y tierra, que desde un hilo, hasta una correa de zapato, no tomaré yo nada de cuanto es tuyo, para que no digas: Yo enriquecí a Abraham”.

Génesis 14:21-23

 

 

La bondad de Abraham

 

“Y apareció Dios un día en el encinar de Mamré. Estaba sentado a la puerta de la tienda, a la hora del calor y alzando los ojos vio parados, cerca de él a tres varones. En cuanto los vio, salióles al encuentro desde la puerta de la tienda y se postró en tierra, diciéndoles: Señor mío, si he hallado gracia ante tus ojos, te
ruego que no pases de largo junto a tu siervo; Haré traer un poco de agua para lavar vuestros pies y descansaréis debajo del árbol y os traeré un bocado de pan y os confortaréis; Después seguiréis, pues no en vano habéis llegado hasta vuestro siervo. Ellos contestaron: Haz como has dicho.
Y se apresuró Abraham a llegarse a la tienda, donde estaba Sara, y le dijo: Date prisa: Amasa tres seas de flor de harina y cuece en el rescoldo unos
panes. Corrió al ganado y tomo un ternero muy tierno y muy gordo, y se lo dio a un mozo, que se apresuró a prepararlo: Y tomando leche cuajada y leche recién ordeñada y el ternero ya dispuesto, se lo puso todo delante, y él se quedó junto a ellos, debajo del árbol”.

Génesis 18:1-7

 

 

 

El sacrificio de Isaac

 

“Después de todo esto, quiso probar Dios a Abraham, y llamándole, dijo: “Abraham”. Y este contestó: “heme aquí”. Y le dijo Dios: Anda, toma a tu hijo, a tu unigénito, a quien tanto amas, a Isaac y ve a la tierra de Moriah, y ofrécemelo allí en holocausto sobre uno de los montes que yo te indicaré”. Se levantó entonces Abraham, de mañana, aparejó su asno y tomando consigo a dos mozos y a Isaac, su hijo, partió la leña para el holocausto y se puso en camino para el lugar
que le había dicho Dios. Al tercer día alzó Abraham sus ojos, y vio de lejos el lugar, y dijo a sus dos mozos: “Quedaos aquí con el asno; Yo y el niño iremos hasta allí y después de haber adorado, volveremos a vosotros”. Y tomando Abraham, la leña para el holocausto, se la cargó a Isaac, su hijo. Tomó el en su
mano, el fuego y el cuchillo y siguieron ambos juntos. Dijo Isaac a Abraham, su padre: “Padre mío”. “¿Que quieres hijo mío?” Le contestó. Y el dijo: “Aquí llevamos el fuego y la leña, pero la res para el holocausto ¿donde está?. Y Abraham le contestó: “Dios se proveerá de res para el holocausto, hijo mío”. Y siguieron juntos los dos. Llegados al lugar que le dijo Dios, alzó allí Abraham el altar y dispuso sobre el la leña. Ató a su hijo y le puso sobre el altar, encima
de la leña. Tomó el cuchillo y tendió luego su brazo para degollar a su hijo. Pero le gritó desde el cielo, el ángel de Dios, diciéndole:
“Abraham, Abraham”. Y este contestó: “Heme aquí”. “No extiendas tu brazo sobre el niño – le dijo – y no le hagas nada, porque ahora he visto que en verdad temes a Dios, pues por mi no has perdonado a tu hijo, a tu unigénito”.

Génesis 22:1-12

 

Dilemas

Las narraciones patriarcales en la Biblia hablan sobre determinados individuos que, favorecidos de manera especial, conversaban con Dios y mantenían con él una relación íntima. Se considera a Abraham, como “el amigo de Dios”. También Moisés conversaba con Dios como si se tratase de un amigo.

 

Es notable que tales experiencias se limiten al pasado legendario. En la época histórica nos encontramos con otro tipo de relación: El espíritu de Dios podía “descender” sobre un individuo elegido y digno, infundiéndole el poder necesario para realizar acciones notables.

 

La experiencia profética era, esencialmente una relación personal con la divinidad. En la quietud de su vida interior, el profeta escuchaba las palabras de Dios, vivía bajo la sensación de ser un individuo elegido y un enviado suyo y de hallarse en una relación íntima que le servía de guía, de apoyo y de expresión en todo el curso de su vida y en cada uno de sus actos.

 

Abraham, el primer hebreo, combina muchas de las características que lo convierten en un líder según nuestro concepto moderno y contemporáneo.

 

Abraham fue una figura catalizadora e innovadora, un hombre de visión y objetivos, que transmitió a través del ejemplo personal, la acción y el pensamiento; fue una personalidad dinámica, con una conducta orientada hacia el logro de metas y una actitud de compasión; un estadista, carismático, íntegro y perseverante, además de poseer una variedad de habilidades organizativas, entre otras virtudes.

 

Hay muchas historias relacionadas con Abraham que lo señalan como el prototipo del líder en la literatura Judía: Por ejemplo, luchó una batalla vigorosa y hasta peligrosa contra las creencias paganas de su época haciendo frente a amenazas de ídolos y creyentes; Abraham demostró también hospitalidad sin límites a extranjeros y forasteros.

 

No obstante, Abraham no era un individuo perfecto: Según el Talmud, era extremadamente severo en sus actos e incluso fue castigado por su severidad.

 

 

 

Inicio

 

ACTIVIDAD
1

 

“EL CASTIGO COLECTIVO”

 

Juego de Simulación

 

 

Objetivo:

 

 

Incentivar la discusión de los problemas éticos y morales relacionados con el castigo colectivo y el juicio sobre el comportamiento del prójimo.

 

Edad:

 

13 años en adelante

 

La situación:

 

 

El grupo se encuentra en un campamento de verano de diez días de duración.
El jefe del campamento advirtió reiteradamente respecto a la prohibición absoluta de bebidas alcohólicas durante el transcurso del campamento. A pesar de ello, un pequeño grupo de cinco participantes se ausenta y es descubierto bebiendo en un bar de las cercanías.

 

El jefe del campamento, resuelve que todo el campamento es responsable por la violación de la norma establecida y decide castigarlos, impidiendo la participación de todos los miembros del
campamento
en las competencias deportivas planificadas para el
día siguiente a ser realizadas contra el campamento vecino.

 

La resolución del jefe del campamento origina una fuerte discusión entre todos los participantes del campamento.

 

 

Metodología

 

1. Divide a los participantes en dos grupos.

 

 

2. Describe a los grupos la situación presentada anteriormente.

 

 

3. Cada grupo deberá defender una posición:

 


·
Apoyar la resolución del jefe del campamento

 


·
Rechazar la resolución del jefe del campamento

 

 

4. Ofrece a cada uno de los grupos la posibilidad de discutir abiertamente sus posturas.

 

 

Opción:

 

Puedes intentar realizar una teatralización de la situación, asignando a los participantes diversos papeles que representan el dilema del castigo colectivo.

 

 

Pautas para la discusión:

 

·¿Que fue lo que impulsó a algunos a desobedecer la prohibición y ausentarse del campamento, a pesar de conocer las normas?

 

· ¿Por que los que respetaron la prohibición no se manifestaron de manera enérgica contra los que desobedecieron la
prohibición?

 

· ¿Fue justa la resolución del jefe del campamento aplicar un castigo colectivo?

 

· ¿De qué manera los infractores podrían explicar su conducta o justificarla?

 

· ¿Cómo hubieras reaccionado tu en lugar del jefe del campamento?

·¿Cuál es el problema básico?

 

· ¿Cuáles son las opciones que tiene el jefe del Campamento?

 

· ¿El castigo es el mecanismo adecuado?

 

· ¿Hay lugar para el castigo colectivo?

 

· ¿Cuál puede ser la conclusión de la analogía entre este caso y el relato bíblico?

 

 

 

Inicio

 



ACTIVIDAD 2

 

 

Confección de ídolos

 

Relatos sobre el monoteísmo de Abraham

 

En el Talmud y en el Midrash hay varios relatos destinados a ilustrar la naturaleza de los conflictos, con los cuales tropezó el joven Abraham como resultado de
sus dudas acerca de la divinidad de los ídolos de su padre:

En una oportunidad, estando Abraham solo en la tienda de venta de ídolos de Terah.
Su padre, un anciano entró en el negocio para comprar una imagen. El joven Abraham lo atendió:
“Dame una imagen de un Dios fuerte y héroe como yo”.
Abraham le entregó una imagen que se encontraba por encima de todas las demás imágenes y le dijo: “Aquel que se encuentra por encima de todos, debe ser el más fuerte y el héroe de todos”. El anciano pagó su ídolo.

“¿Cuantos años tienes?” Le preguntó Abraham al anciano. “Setenta” respondió el anciano. “Tonto ¡! ¿Cómo puedes reverenciar a un ídolo que es mucho mas joven que tu?” Se burló Abraham. “Tu naciste hace setenta años y este ídolo fue hecho ayer”. El anciano arrojó la imagen y la destruyó.

Los hermanos de Abraham se dirigieron a su padre y le dijeron: “Abraham no puede vender imágenes”. Terah entonces, decidió que Abraham se encargaría de
ofrecer ofrendas a los ídolos. En esta ocupación Abraham debía alimentar y dar de beber a las imágenes.

En otra oportunidad, Abraham colocó la comida y el agua en el piso de la tienda de su padre y les dijo a las imágenes: “Coman y beban para que puedan hacer el
bien a los hombres”. Viendo Abraham que ninguno de los ídolos comió o bebió, dijo: “Tienen boca pero no hablan; tienen ojos pero no ven; tienen oídos,
pero no escuchan; tienen nariz, pero no huelen; tienen manos y no las mueven; tienen pies y no caminan. Mas tarde una mujer entró en la tienda y postrándose
ante los ídolos le dijo a Abraham: “Toma muchacho, ofrece esta comida como ofrenda a los dioses” y se retiró. Abraham tomó un palo y destruyó a todas
las imágenes. Solo una imagen quedó intacta, la más grande. Abraham entonces, se acercó a la imagen y dejó el palo en su mano.

 

Llegó Terah y viendo la destrucción de todos los ídolos le preguntó a Abraham: “¿Quién hizo esto?” Abraham le respondió: “No puedo ocultarlo: Vino una mujer, con cestas de comida y me pidió que se la ofreciera como ofrenda a los dioses. Así lo hice. Y los dioses comenzaron a reñir. Cada uno de ellos quería comer antes
que los otros. Vino el más grande de todos, aquel que tiene el palo en su mano y los destrozó a todos”.

 

Terah le dijo a Abraham: ¿”Te estás riendo y burlándote de mi? ¿No ves que ellos no son capaces de hacer semejante cosa? Y Abraham le respondió: “¿Escuchan
tus oídos lo que tu boca está diciendo?”

 

 

Objetivos:

 

 

·
Diseñar ídolos asignándoles particularidades que los caractericen.

 

·
Incentivar a los participantes a pensar en la necesidad humana de responder a la incertidumbre y al desconocimiento

 

 

Edad:

 

6-12 años

 

 

Materiales:

 

 

Se pueden utilizar diversos materiales para modelar figuras: Plastilina, Papel Maché, greda, barro, etc. pegamento, lápices, pinturas…

 

 

Desarrollo
de la actividad:

 

 

. El coordinador de la actividad leerá los relatos de la Mishná sobre la actitud monoteísta de Abraham.

 . Cada participante recibirá material para modelar una imagen.

·El coordinador deberá señalar la importancia de asignar a la imagen una característica que lo identifique de otras (por ejemplo: fuerza, coraje, belleza, deseo, honestidad, etc.)

·Las imágenes confeccionadas pueden ser presentadas en una exposición.

 

· Al finalizar el trabajo manual, el coordinador puede iniciar un debate intentando responder algunas de las interrogantes: ¿Porqué civilizaciones antiguas necesitaron de la adoración de dioses? ¿A que necesidad humana respondían estos dioses? ¿Cómo se produjo el proceso de transición del politeísmo al monoteísmo? ¿Por qué justamente los hebreos fueron el primer pueblo monoteísta?

 

 



Inicio

 




ACTIVIDAD 3

 

DEFINICIÓN
DEL CONCEPTO DE LIDER


 

 

 

Objetivos:

 

 

· Ayudar a definir el concepto de liderazgo

 

· Determinar cuales son las principales características del líder

 

· Incentivar a los participantes a observar y analizar

 

 

Edad:

 

 

 

13 años en adelante

 

 

Metodología

 

 

 

El coordinador de la actividad, presentará una pequeña introducción preliminar sobre el tema del liderazgo, enfatizando la discusión que existe respecto a las características heredadas frente a las características adquiridas.

 

El propósito de la discusión preliminar es lograr diferenciar entre los diversos elementos que conforman la personalidad y la actitud del líder.

 

 

Pautas
para la discusión:

 

· El líder es producto de características heredadas

 

· El líder es producto de características adquiridas

 

· El líder es el resultado de las circunstancias externas (historia, medio social, entorno físico, etc.)

 

 · Existen características intelectuales, emocionales, innatas.

 

· La suma de las características de la personalidad, el entorno, la congruencia con el estereotipo predominante y otras aptitudes adquiridas es lo que transforma a un individuo en líder.

 

· El liderazgo es el resultado de aptitudes técnicas (lenguaje, idioma corporal, etc.).

 

Luego de la discusión preliminar, el coordinador de la actividad:

 

· Divide a los participantes en varios grupos pequeños.

 

· Distribuye a cada uno de los grupos, una fotocopia con el dibujo presentado a continuación.

 

· Cada grupo deberá asignar a determinadas partes del rostro aquellas características que considere importantes para la condición de liderazgo, asignando a cada característica una prioridad.

 

· Cada grupo deberá argumentar frente a los otros la priorización de las características que determinó.

 

· El coordinador deberá anotar en una cartulina o una pizarra, las características que vayan surgiendo de las presentaciones y asignar a cada una la frecuencia y su prioridad.

 

· Al final de la discusión el coordinador puede resumir las principales características señaladas por los participantes.

 

 

 

 

 

 

CARACTERISTICAS DEL LÍDER

 

(Hoja de trabajo de la actividad)

 

 

Identifica características del liderazgo con regiones del dibujo:

por ejemplo:

Ojos = Visión, Brazos= Fuerza

 


 



Inicio

Producción y
Dirección General


Iair Rubin

 

 

 

Agencia
Judía para Israel

Departamento
de Educación Judía Sionista

Unidad
de Programas y Materiales Educativos

 

Jerusalem
1999

 



Comisión
Coordinadora de la Publicación:

 

Eliahu
Shaul

 

Dr.
Iosi Goldstein

 

Iair
Rubin

 

Shai
Ben Mordechai

 

Liza
Barnea

 

director
de la unidad

rafi
banai